jueves, 5 de marzo de 2020

Trucos fáciles para cuidar las plantas




Estaba dudando entre titular el post como "Trucos fáciles para cuidar las plantas" o "¡¡Ya no soy una mataplantas!!", al final me decidí por el primero.  Estoy muy orgullosa de mí y por fin puedo decir que tengo plantitas (vivas) en casa.  Eso sí tengo que empezar a tomar un poco de control porque ahora me he venido arriba y puede que mi salón se convierta en una selva.

¿Cómo he pasado de no conservar ni un poto a tener entre mis amores a una Monstera o plantas con flores?  Pues fijandome en que fallaba y sobre todo prestando atención.

Te cuento mis truquis para abandonar tu estado de mataplantas.




1._ Reserva un día a la semana para cuidar de ellas.

Mi principal fallo era éste que las ponía y luego no les hacía ni caso, y salvo que llenes tu casa de cactus las plantas son seres vivos y necesitan un poco de cariño.  Una de las mañanas del fin de semana reservo 20 minutos para juntar todas mis plantas en la cocina y ver como se encuentran.

2._ Cuida del riego

Otro fallo mío era que las pobres pasaban de estar sin agua a estar empapadas y eso no es.  Tienes que cuidar de su riego, para ello mete el dedito en el interior de su arena y comprueba la humedad.  Al principio diferenciaras entre seco y mojado, según pasen las semanas irás comprobando que hay más grados intermedios.  

Entre mis plantas hay algunas que riego todas las semanas y otras solo cada 15 días, también según la época del año.  Pero todas sin excepción pasan por la cocina para que si no son regadas por lo menos humedecer sus hojas con un fus-fus. (que me gusta esta palabra)






3._ Permite que tus plantas suelten el agua que les sobra.

Cuando las riego las dejo un rato para que el agua filtre bien y luego compruebo como ha quedado su plato o maceta de abajo, para tirar el agua sobrante si hubiese.  Es fundamental que tu maceta tenga agujeros abajo para que tu planta suelte todo el exceso de agua que pueda quedar.

Como antes no lo hacía, la casa se me llenaba de mosquitos pequeñitos que generaba el exceso de agua en la arena de las plantas.

4._ Encuentra tu rincón como hospital de plantas.

Es fundamental que encuentres ese sitio de tu casa que ante una planta recién llegada o que esté pachuchilla tenga su espacio de recuperación.  En mi caso es en la cocina, en una ventana donde por las mañanas entran los rayos de sol pero donde no hace mucho calor y no sufre de corrientes.  Las corrientes son peligrosas para tus plantitas y el exceso de calor también.

5._ Fertilizante

Una vez al mes añado a mi agua de riego un poco de fertilizante para que sigan creciendo con fuerza, utiliza la marca que más te convenza y sigue las indicaciones del producto.

Truco extra

Mímalas un poquito y ellas te lo agradecerán.  Cuida de sus hojas humedeciéndolas y quitándoles el polvo, te aseguro que lucirán preciosas.



Espero que estos truquitos te sirvan y si te apetece te animes a tener plantitas.  Te aseguro que si yo lo he conseguido, cualquiera puede.

Si te ha gustado el tema del post déjame un comentario.

María P.





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por colaborar en Estrellas Sin Luna.