martes, 2 de abril de 2019

Visita a Hayedo de Montejo




La visita al Hayedo era uno de esos planes que teníamos pendientes desde hace mucho tiempo.  La dificultad de no ir es porque se necesita reserva o bien la otra opción es madrugar mucho, pero que mucho mucho.  Nosotros lo intentamos una vez y aún así nos quedamos sin pase, así que mi recomendación es que te apuntes el día que salen los pases en la web y seas de los primeros en elegir.

El pase es gratuito y tienes que coger por tantos como hagáis la visita.  El Hayedo de Montejo es un espacio natural protegido con un número limitado de visitas diarias y solamente se puede hacer a través de un guía.







Sabiendo esta información fundamental nos preparamos para el viaje.  Nuestra visita fue en marzo y aunque las fotos no hacen justicia al sitio tan encantador que es tenemos pensado volver cuando todos los robles y hayedos estén frondosos y nos den sombra.

La visita es a través de un guía que son gente del pueblo, ya que el Hayedo les pertenece a los vecinos del pueblo.  El nombre de nuestra guía no lo recuerdo, pero tras empezar con las normas de: no salir de la senda, no comer, no gritar, no coger nada... y atemorizarnos con su rectitud; a los 10 metros vimos que era todo fachada y aunque se cumplen las normas sin problema, la visita fue muy amena.




Allí te descubrirán como crecen los nuevos hayedos y como unas ramitas minúsculas se convertirán en árboles centenarios.  Te enseñarán los rastros de algunos animales, porque lo cierto que es bastante difícil verlos.  También descubrirás el amor desenfrenado entre "dos troncos" que si no te has dado cuenta, sube a ver a la última foto.


Este día tuvimos la suerte que en nuestra ruta había muchos pequeños así que la guía tuvo la bondad de llevarnos al Aula de Antonio López Lillo (vecino amante del Hayedo) y a través de unos cubos que guardan en el aula, se representan muchos de los animales que habitan en Hayedo de Montejo.

La verdad que fue muy curioso verlo y sobre todo descubrir lo bien que estaba hecho.  Desde luego que a los pequeños es lo que más les gustó.



Y si quieres descubrir más del Hayedo te invito a que lo visites, nuestra ruta terminaba a las 13h así que aprovechamos para empezar la temporada de picnic. Este espacio que ves en la foto está en la carretera camino del Hayedo (nos lo recomendaron) y la verdad que estuvimos genial con vistas a los caballos que por allí paseaban.

María P.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por colaborar en Estrellas Sin Luna.