martes, 20 de marzo de 2018

Razones por las que tener hijos mola 22






Razón número 22:  Poder contar tu parto.

¿O no me digas qué no?  Esta es una razón de peso por la que tener hijos mola, porque poder contar tu parto es una experiencia, es un momento en el que sabes que cuando llega tu turno todas (aquí el "todos" no suele caber) te escucharán y aportarán sus experiencias y si encima hay embarazadas entonces será un momento de regocijo, donde según el carácter de la susodicha podrás contar todo con pelos y señales y ver como la pobre empieza a pensar que a lo mejor tampoco es tan buena idea tener un bebé.  Pero para eso tu acabarás con la frase de "No te preocupes, si luego todo se pasa y se olvida" y ella pensará "¿Se olvida? ¿Cuándo se olvida? ¡Porque tú después de 15 años de dar a luz a tu primer hijo me has podido explicar los 10 centímetros de dilatación minuto a minuto!"

Y esto no me lo invento yo que es verídico; el otro día en el trabajo mientras tomábamos un café empezamos a hablar de ello unas compañeras y en eso que otra que pasaba por allí a preparase su café se unió a la conversación, porque esto es cierto es una experiencia inolvidable (por multitud de razones) y debe ser compartida.

Yo no sé si los chicos también cuenta su experiencia diciendo "Caí redondo al ver el primer hilito de sangre" "Mi mujer creo que desde entonces me odia" o "Me parece que 10 años después no he recuperado la movilidad de la mano al 100%", no sé como lo tratarán ellos.  Pero te aseguro que para nosotras es nuestro momento.

A tí ¿qué te parece? ¿Me cuentas tu parto?

María P.