jueves, 1 de febrero de 2018

DIY Plato joyero




Hace mucho que no nos atrevíamos con un DIY así que hoy traigo uno muy sencillo, resultón y además útil. Vamos a crear un plato joyero el cual no vamos a utilizar como joyero con todos nuestros pendientes, collares, anillos.... No, lo que vamos a crear es un plato joyero donde dejar  los pendientes que nos ponemos a diario, los anillos que siempre nos acompañan y los abalorios que nos acompañarán mañana.

Así que empezamos...








En materiales vamos a necesitar poca cosa:
  1. Cemento para manualidades que puedes encontrar en casi cualquier sitio, el mío es de Tyger.
  2. Vaso o similar redondo del diámetro que aproximadamente queramos nuestro plato joyero, en mi caso son 10 cm que al hacer el reborde queda más o menos en ocho.
  3. Material para moldear plastilina que podremos robar a nuestros pequeños.  No es fundamental pero ayuda.
  4. Sello para decorar, igual que el punto anterior.
PASO 1:

Cogeremos un trozo de cemento para modelar, el tacto es similar a la plastilina aunque más húmedo, lo ablandaremos un poco y luego lo estiraremos sobre una base plana.  Yo me ayude del rodillo de mis chicos para la plastilina; dejando una plancha de aproximadamente medio centímetro.

PASO 2: 

Cortaremos la pieza a través de la presión del vaso sobre el cemento de modelar y con nuestros dedos haremos el reborde de manera que nuestro plato tenga un poco de fondo.  Es aconsejable que nos ayudemos de algún instrumento para alisar el borde y quede más fino.

A su vez haremos el cactus de la forma que más nos guste con dos o más brazos para los anillos y con algún punzón macaremos las rayas para darle mayor autenticidad.


En la base del plato es el momento en el que puedes aprovechar a marcar algún sello que te guste y si te ves con ánimo a grabar algún nombre o un dibujo que te salga bien.

Una vez tengamos ambas partes realizadas y decoradas al gusto las uniremos con un poco de agua y modelando el cactus con el plato.

PASO 3:

El paso final es esperar a que seque completamente (en mi pasta son 24 horas) hasta que quede como verdadero cemento para finalmente pintar con acuarelas.  Elige los colores que más te gusten y termina tu creación.
En mi caso fue necesario de un par de capas porque inicialmente le cuesta un poco coger el color.



Y aquí tienes el resultado final.

Un buen detalle para un amigo invisible o para realizar incluso con paciencia con los peques de la casa y regalar a la abuela.

¿Te ha gustado nuestra creación? Como siempre para cualquier duda o mensaje de ánimo te espero en los comentarios.

María P.