jueves, 23 de agosto de 2018

Cabecero DIY




En esta casa cada verano se nos ocurre un cambio para hacer en nuestro hogar y personalizarlo un poco más.  Esta vez le ha tocado al cabecero de la cama de matrimonio, antes era de color wengé (madita moda del wengé) y acolchado y como has podido ver ahora ha pasado a ser lo mismo pero forrado de tela mapamundi.




Si te atreves a llevar a cabo el cambio te enseño lo fácil y económico que es.


Materiales


  • Tela
  • Tijeras
  • Grapadora de mano
Lo primero de todo es elegir la tela; piensa en lo que te apetecería ver cada noche antes de acostarte.  Si me aceptas consejo, apuesta por los colores claros aportan luz y paz al dormitorio. 
Para saber cuánta tela comprar mide tu cabecero y súmale 10 cm por cada lado, es decir 20 cm más de ancho y de alto.  Si tu cabecero es de mucho grosor valora si comprar más centímetros.

Busca un sitio amplio donde trabajar y extiende la tela para centrarla y cortar el sobrante si hiciese falta.  





Cuando lo tengas preparado asegura las cuatro esquinas grapándolas a tu cabecero.







Lo siguiente es continuar grapando el resto de los laterales y dejando de forma bonita la parte de las esquinas.  No olvides tensar bien la tela para que no  queden con arrugas.

En el caso de que tu cabecero no fuese acolchado puedes poner guata (tela especial para relleno) entre la madera y la tela de manera que quede blandito y te apetezca recostarte a leer.




Y ya está, ya le hemos dado un nuevo aire a nuestro cabecero.  


¿Qué te ha parecido la idea?  ¿Te animas?

María P.