martes, 15 de noviembre de 2016

El castañar de El Tiemblo






Este fin de semana traíamos deberes del colegio, debíamos recoger hojas, castañas y piñas para el hada del otoño que mira por donde se ha perdido en la clase de mi pequeña.

Así que el domingo nos pusimos temprano en marcha para hacer la visita anual al Castañar de El Tiemblo.






El Tiemblo es un pueblito en la provincia de Ávila, a poco más de una hora de Madrid.  A las afueras del pueblo se encuentra este bosque de cuento, donde la cámara de fotos se queda corta para poder retratar este entorno tan mágico.

Las fechas en las que el bosque está más bonito es, claro está, en otoño por lo tanto los meses de octubre y noviembre se encuentra en todo su esplendor.





El acceso es sencillo para hacerlo con niños pequeños e inclusive con el carro de bebé.  A tener en cuenta que por subir el coche hasta el aparcamiento de El Castañar cobran 6 euros por coche y 2 euros más por cada adulto.  

Como siempre mi recomendación cuando vamos a algún sitio de éstos es ir temprano.  Primero para evitar esperas y aparcar sin problemas y segundo para disfrutar de la naturaleza, en silencio, tomándote tu tiempo.



Existen varias rutas que se pueden hacer, nosotros como siempre vamos con los peques, subimos hasta el refugio y luego vamos a visitar a El Abuelo.  Es una ruta que no llega a media hora yendo tranquilamente.

Como te comentaba es un camino sencillo que se puede hacer con pequeños sin problema.  Te recomiendo que lleves ropa de abrigo porque aunque haga sol al estar lleno de árboles hay mucha sombra y se nota el fresquito.




El primer año que fuimos vinimos con dos bolsas enteras de castañas que luego pudimos asar y comer en casa.  Había tantas que tenías que andar con cuidado de no llevarte un castañazo, yo todavía recuerdo el mío que casi me rompe las gafas.

Este año en cambio hay muy poquitas y las que hay tienes que sacarlas directamente del erizo donde crecen.  Si hay algún experto en la materia que sepa porque hay tanta diferencia de un año a otro puede darnos luz en los comentarios.

También te cuento que este año he visto tantos japoneses allí como en la Plaza Mayor, debe ser que lo han añadido en la guía turística como punto de interés.


Así que te invito a que pases a descubrirlo porque de verdad que merece la pena. Nosotros nos trajimos unas poquitas castañas que intentaremos asar a ver si salen buenas y piñas para decorar en Navidad.

 Y te recuerdo que tienes que ir prontito para poder disfrutarlo. 

María P.