martes, 2 de enero de 2018

La vida es cuestión de actitud

Enlace


El 2018 me ha pillado sin post preparado y he pensado que después de estos días de jolgorio, de comer hasta reventar, echarse unas risas y atragantarse con la uvas lo que más apetece es sentarse a leer un post de reflexión; así sin anestesia, para que el año nos pille bailando.

Y es que si algo me ha ensañado el año que hemos dejado atrás es que la vida es cuestión de actitud; hace tiempo en uno de los libros de Elsa Punset de la que me declaro fiel admiradora escribía una frase que para mí ha sido mi mantra diario: ¿Qué eliges? ¿Justicia o felicidad?

No es la primera vez que hago referencia a esto, pero es que es así, creo que todos estamos cansados de ver injusticias a cada paso que damos, desde políticos corruptos, muertes que no tienen ningún sentido o gente que haciendo daño al prójimo llega muy lejos.  ¿Y es justo? Pues mira, la verdad que no lo sé, para mí no, pero puede que para el que tengas al lado sea que sí.  ¿De verdad importa eso?

Y hablo yo, una persona que casi a diario me pregunto que por qué no me quedaré calladita en muchas ocasiones con lo guapa que estoy.

Con esto quiero decir que siempre que puedas olvídate de si es justo o no, porque da igual, piensa en encontrar una solución, en aceptar la situación y adaptarla a tu vida, piensa si podías haberlo hecho mejor; pero sobre todo, sé feliz con lo que sea.

El fin del año 2017 ha sido un poco chasco para nosotros, pero desde luego me ha hecho aprender y sorprenderme de mi actitud.  He cambiado.  He aprendido que sólo hay una cosa que no tiene solución en esta vida, que hay que afrontar el día a día con fuerza porque ninguno sabemos que nos deparará el mañana, a vivir el momento, a valorar más si cabe estar cerca de los míos y a dar gracias a la vida.

Así que con este post intenso que me ha salido te deseo un ¡¡feliz año 2018!! y ya te digo que el jueves no tendremos actualización porque pienso dedicarme a mis dos pequeños en cuerpo y alma.

¡¡A por el 2018!!

María P.