martes, 5 de diciembre de 2017

La calle Fuencarral




Hay ocasiones en que no hay plan y dices eso de - pues vamos a salir a dar un paseo-, pero yo reconozco que a veces dar vueltas por el barrio me aburre soberanamente.  Así que la última vez que nos vimos en esta situación decidimos irnos a la calle Fuencarral y disfrutar de un paseo diferente.




Esta entrada es la correspondiente al Museo de Historia de Madrid que descubrí por casualidad, es gratuito y aunque tampoco sea una visita apasionante merece la pena dar un paseo y descubrir el Madrid de antes, tienen visitas guiadas animadas para familias así que es un plan que tengo que descubrir.

Pasear por Fuencarral ya de por sí es un placer es una de las calles con más variedad de personas, creo que incluso supera a Gran vía, en la calle Fuencarral puedes descubrir todo lo que se mueve por Madrid.

Nuestro paseo empezaba en el metro de Tribunal hasta Gran Vía y en el camino podemos hacer una paradita en Mistura, es una heladería pequeñita y artesanal, donde se puede apreciar el sabor de un helado elaborado con maravillosas materias primas y mezclado en el mismo momento con el topping que elijas, en la Calle Augusto Figueroa.



¿Te apetece otro sitio dónde tomar una caña y una tapa o una cenita rollo informal con un escenario inmejorable? Pues entonces no olvides pasarte por el Mercado de San Ildefonso y darte un gusto para el paladar.



¿Otros de mis preferidos? La jabonería Lush, es entrar allí y perder la cabeza. Todo con una producción ética sin testar en animales y hecho a mano.

Y anda que te anda te presentas en Gran Vía, por donde pasear es otra delicia.  Así que la próxima vez que te apetezca salir a dar una vuelta diferente pásate por la Calle Fuencarral y llénate de inspiración.

María P.