martes, 14 de noviembre de 2017

Razones por las que tener hijos mola 18

Enlace


En el post de hoy de "fomento de la natalidad" tenemos la razón número 18 y no es otra que cuando tienes hijos te gustan cosas nuevas.

Desde muy pequeña no me ha gustado la ciencia ficción, era algo que no me llamaba, incluso la magia tampoco era uno de mis espectáculos favoritos.  Cuando fui creciendo empecé a aborrecer las películas americanas de superhéroes y fantasmadas similares. Para mí una película de intriga y misterio o una en la que te cuenta las realidades de la vida era el verdadero cine.

Hasta que te haces mayor y tienes hijos y entonces las películas del secuestro de una menor en el que el padre hace de todo por encontrarla ya no parece tan divertido, porque piensas que... ¿y si fuese mi pequeñ@?  Y en aquellas en las que ves sufrir a un niño porque a su padre/madre le han asesinado por el motivo x... Pues eso, que piensas y el problema es ese, que no te quedas sólo con la película sino que piensas.

Así que entonces viene una serie que todo el mundo define como la continuación de los Goonies y te engaña y te flipas pensando que esos niños son la caña, que desdentado podría haber sido tu amigo de la infancia y te hubieses echado unas risas de escándalo, que Once mola mogollón y ojalá hubieses tenido tú la capacidad de que con un sutil movimiento de cuello dejaras en el suelo a alguno que otro.

Incluso crees que a lo mejor lo de la dimensión alternativa es una posibilidad y que el profesor Clarke podría haber sido tu profesor de Ciencias para meterle más emoción a la cosa.

Y todo esto te lo cuento yo una detractora de la ciencia ficción que ahora prefiere vivir en estos mundos de fantasía que en la cruda realidad.

Gracias hijos.

María P.