martes, 3 de octubre de 2017

Museo de Ciencias Naturales de Madrid




El mes de agosto es el mejor para aprovechar a hacer planes por Madrid sin agobios y pudiendo encontrar aparcamiento en la misma puerta, así que una de nuestras visitas fue al Museo de Ciencias Naturales.

Lo cierto es que no ha cambiado mucho desde nuestra tierna infancia pero es una buena ocasión para que nuestros pequeños lo conozcan; además ahora se encuentra la exposición de Océanos, que nos permite conocer un poquito más "el último territorio salvaje".




En la exposición de Océanos podremos descubrir muchas curiosidades del mundo marino, observar algunas especies de cerca a través de réplicas y saber un poco más sobre el desconocimiento que aún tenemos de una gran parte del océano.

Además hay una pequeña sala en la que emiten un fragmento del documental que da nombre a la exposición en una pantalla curva permitiéndote disfrutar de una manera diferente.  También puedes aprovechar a hacer alguno de los talleres y actividades para los más pequeños que se realizan los fines de semana.



En la exposición permanente podrás disfrutar de un montón de especies naturalizadas, siendo de las más conocidas el enorme elefante asiático, así como la fauna del Parque Nacional de Guadarrama o perderte entre fósiles y minerales.  




Una de las partes que más nos gustaron fueron los dinosaurios, en una de las secciones y a través de unas pantallas interactivas puedes tenerlos andando en tus manos; es increíble ver a los pequeños como se quedan con los ojos abiertos como platos ante este "truco de magia"


A mí una de las partes que me encantó y que creo que es muy curiosa para los pequeños es la evolución del hombre, del mono hasta hoy.

Está es mi propuesta para el fin de semana, si te animas y me lo quieres contar, como siempre te espero en los comentarios.

María P.