martes, 19 de julio de 2016

Un parque con encanto: El Capricho



Madrid, es una ciudad llena de encanto y que aún guarda algunos secretos que a veces ni los mismos madrileños conocemos.  El Parque de El Capricho es uno de mis grandes descubrimientos y al que no fallo al menos un par de veces al año.

Data de 1784 y pertenecía a los Duques de Osuna.  En su interior descubrimos unos grandes jardines, en total el parque corresponde a unas 14 hectáreas.  Se compone de ermitas, fuentes, templetes y el majestuoso palacio de los duques.  Pero lo mejor es verlo.





Además cuenta con un pequeño lago con patos y cisnes negros.  Cuentan que los cisnes negros del parque pueden leer tus pensamientos, ahí es nada.



Hay grandes explanadas y bancos por todo el parque lo que permite descansar y disfrutar del silencio, de la tranquilidad.  Se debe destacar el especial cuidado de las instalaciones, del césped y la vegetación y de las preciosas flores que se encuentran por el camino.



Desde luego es un lugar con encanto, por donde pasear con total tranquilidad y disfrutar de todo lo que ofrece.  En ocasiones es el lugar elegido para preciosas sesiones de fotos y desde luego que el sitio lo merece.

Para que todo esto sea posible y la paz rezume por todos los rincones del parque está prohibido entrar con balones, bicis y patines.  Tampoco está permitido el paso a los perros, aunque sea atados.  Antes de ir echa un vistazo a los horarios porque según la época de año, como ahora, sólo abren los fines de semana.


El búnker es otro de los secretos de este parque, el cual aún no he tenido la oportunidad de visitar porque solo está permitido el paso a niños mayores de ocho años.  En este
espacio se alojó el Cuartel General de Ejército Republicano de la zona Centro.

Actualmente se puede visitar los fines de semana por la mañana, con reserva previa y es gratuito.

Para terminar te cuento que a la salida del parque, en la acera de enfrente, se encuentra una bar con terraza muy normalito pero que es muy agradable, para reponer fuerzas después del paseo.

¿Qué te parece este lugar? ¿Ya lo conocías? Si te animas a ir y nos quieres aconsejar algo te espero en los comentarios.

María P.