jueves, 12 de mayo de 2016

Cuadro DIY




Hoy nos estrenamos con un DIY sencillo pero sobretodo súperdivertido para los peques.

Ante la inminente llegada del nuevo miembro de la familia hemos querido hacer partícipe a su hermana en todo aquello que nos pudiese ayudar, de manera que se sienta parte de ello y disfrute de la experiencia de hermana mayor.

Así que decidimos hacer un cuadro para la habitación del peque, sin muchas pretensiones solo disfrutar los tres juntos y tener nuestra pequeña obra de arte.  Así que toca remangarse, elegir un sitio para poder manchar (en nuestro caso, la cocina) y preparar todo.  ¡Manos a la obra!




MATERIALES



- Lienzo (el nuestro lo compramos en la tienda Tiger)
- Pintura de manos
- Diferentes pinceles
- Whasitape (el menos bonito que tengamos)
- Y todo lo que se te ocurra... 

Nosotros empezamos con esto, pero luego poco a poco fuimos añadiendo más cosas.

Lo primero que hicimos fue dividir el lienzo en varias secciones sin un patrón fijo, para ello utilizamos el whasitape que luego retiraremos.  Si te apetece puedes hacer cuadrados perfectos, o una letra o lo que se te ocurra, la cosa es dejarse llevar.







A continuación creamos una pasta para dar volumen al cuadro.  Para ello sólo necesitamos mezclar pintura y harina en partes iguales y luego añadir vinagre para coger la textura que más nos apetezca.  Es bastante pegajoso, como una plastilina.

Una vez todos los materiales preparados le toca a nuestro peque que haga uso de su genialidad.  En nuestro caso le dimos carta blanca para mezclar colores, coger materiales y ponerlo como ella quisiera. Si tienes niños más mayores puedes darle algunas pautas para que quede más chulo.

Yo si lo volviese a hacer pintaría cada sección de un color, sin mezclar.



El resultado final:



Una vez tengas toda la base cubierta esperas a que se seque un poco (pero no del todo) y retiras el whasitape.  No queremos que se seque del todo ya que cuando todavía está húmedo es el momento para añadir otros materiales que queramos que aparezca en el cuadro.

Nosotros le pusimos un poco de purpurina, cubrimos algunas partes con la masa verde creada para dar volumen, utilizamos harina... como os digo todo lo que se os ocurra es posible, siempre que el lienzo aguante.

Como te comentaba antes es un proyecto divertido para disfrutar con los pequeños de la familia y que se puede adaptar a todas las edades.  

Además me parece un plan perfecto para que desarrollen su creatividad, lo mejor es que nos les pongas muchas reglas, que hagan lo que les apetezca y que sobretodo lo disfruten. 
 Aunque tengamos que acabar todos en la bañera.

¿Qué te ha parecido el diy? ¿Te animas a ello?
Si al final lo haces me encantaría verlo y que lo compartas.

Por cierto, te recuerdo que este fin de semana son la fiestas de San Isidro en Madrid, si eres de aquí o vas a pasar te dejo el enlace con el programa para que elijas que quieres hacer:


Yo intentaré no perderme el atardecer en el templo de Deboh con música clásica.

Y para los padres con más marcha aquí os dejo planes diferentes para hacer con los niños, el Pichikids.  Nunca defraudan:


María P